Era imposible acotar la lista a sólo 10 títulos, así que aquí van 12 de las películas no tan conocidas que más me han gustado en los últimos años:

1. La Haine (1995)

Sorprende el modo en que esta película aborda el racismo, las pobreza y las diferencias sociales, y sorprende más aún cuando descubres que su director, Mathieu Kassovitz, sólo tenía 28 años cuando la hizo. Rodada en blanco y negro, y mostrando una cara de París completamente opuesta a lo que se suele ver en guías de viajes, refleja la vida en lus suburbios franceses a través de los ojos de 3 jóvenes de distintos orígenes unidos por su condición marginal y su odio hacia la sociedad que los ha estigmatizado. Aunque ciertos detalles recuerdan mucho a Scorsese en Malas Calles, como la introducción de los personajes o las técnicas de cámara, demuestra ser lo suficientemente característica como para hacerse un lugar propio en el podio de la películas de corte social.
“Menudo discurso! Mitad Moisés, mitad Mickey Mouse” 

2. The triplets of Belleville (2003)

Aunque es una película de animación, no tiene nada que ver con la idea del género que Pixar lleva años forjando en nuestras mentes. La historia es simple: una abuela inculca en su nieto el amor por el ciclismo, y años después éste se encuentra participando el Tour de Francia cuando es secuestrado en una etapa de montaña. La abuela nueve cielo y tierra para encontrarlo, acompañada por su obeso perro Bruno y las Triplets de Belleville. Es una película rara, muy rara, pero brillante y cándida también (Bruno le roba el corazón a cualquier espectador). Como colofón, la música es tan fascinante que debería recibir una mención especial, sobre todo el uso de la Gran Misa en Do Menor de Mozart durante una escena de tormenta en el mar, es de esas secuencias difíciles de olvidar.

3. Nebraska (2013)

Nebraska es poesía hecha película. Peter Travers de Rolling Stone dijo al describirla: “¿es una comedia o un drama? Ambas a la vez, como la vida misma”. Todo en ella es perfecto: la interpretación, la fotografía, la historia que cuenta… Pero por si eso no es suficiente y necesitáis conocer el argumento para convenceros, diré que es el relato de un viaje por carretera que hacen un hombre senil y su hijo de mediana edad para recoger un premio de lotería.
“- Tiene Alzheimer?
– No, simplemente se cree lo que le dice la gente” 

4. Before sunrise (1995)

Primera entrega de una trilogía y con diferencia la mejor de las 3, Before Sunrise es la historia de una francesa y un estadounidense (Ethan Hawke) que se conocen en un tren a Viena y se enamoran en el transcurso de a penas un día, justo antes de que él tenga que tomar su vuelo de vuelta a América. El poderoso diálogo que mantienen es la esencia de todo el filme.
“Sabes lo que me cabrea? Toda esa gente hablando de lo genial que es la tecnología, y cómo les ahorra tanto tiempo. Pero, de qué sirve el tiempo ahorrado si nadie lo usa? Si simplemente se emplea en más trabajo. Nunca oyes a nadie decir ‘con el tiempo que he ganad usando este procesador de texto me iré a un monasterio Zen’. Nunca escuchas algo así”  

5. Beginners (2010)

Para ser alguien que detesta las películas de amor, ésta ya es la segunda que incluyo en la lista. Pero es precisamente mi aversión al género lo que hace que cuando me guste una película del mismo, me guste de verdad.
Para empezar, decir que Beginners es una película romántica implica generar unas expectativas que difícilmente se verán cumplidas, porque su ejecución no se ajusta a lo que es habitual en este tipo de cine. El filme trata el amor y la pérdida con ternura pero sin caer en el sentimentalismo, una combinación tan escasa como efectiva. En cualquier otra situación Ewan McGregor hubiera copado la pantalla con su excelente papel de Oliver, pero Christopher Plummer, en el personaje de su padre Hal consigue hacerle sombra, tanto que le valió el Óscar a mejor actor secundario.
“Nuestra buena suerte nos permitió experimentar una tristeza para la que nuestros padres nunca tuvieron tiempo”. 

6. Good Bye, Lenin! (2003)

Dudo que haya una forma más original de retratar un momento histórico como es la caída del muro de Berlín. En Good Bye, Lenin!, la madre de Álex (Daniel Bruhl) entra en un coma profundo durante meses y, cuando despierta, Alemania ya ha sido reunificada. Su corazón está tan débil que no podría soportar ningún sobresalto, de modo que la familia debe ingeniárselas para esconder que su amada patria ya no existe como tal. Un precioso retrato de lo que las personas son capaces de llegar a hacer por aquéllos a quienes quieren.
“El país que mi madre dejó era un país en el que creía, un país que mantuvimos vivo hasta su último aliento, un país que nunca existió de tal forma, un país que, en mi memoria, siempre asociaré con mi madre” 

7. Your sister’s sister (2012)

No tenía muy claro a qué se refería la crítica cuando decía que esta película es “como ser invitado a la casa de alguien”, pero una vez vista entendí que era la analogía perfecta para describira. La ausencia de variedad en actores y escenarios no hace si no remarcar la excelente interpretación de los 3 protagonistas (Mark Duplass, Rosemarie DeWitt y Emily Blunt), que rodaron este pequeño drama situacional en a penas 12 días. Un filme intimista tan sencillo como efectivo.
“Emocionalmente soy, en el mejor de los casos precario y en el peor, un inválido” 

8. The Imposter (2012)

Increíble documental acerca de un chico que desaparece en Texas en 1994 con 13 años, y es encontrado en España en 1997, con una historia de secuestro y tortura a sus espaldas. Pero, pese a la alegría de su familia por llevárselo de vuelta a casa, hay cosas que no terminan de cuadrar, y un investigador se propone averiguar la verdad. Pese a que narra una historia real, el argumento tiene más de thriller que de reportaje, así que el suspense está garantizado.
“Una nueva identidad era un pasaporte real, un pasaporte americano. Podría ir a los Estados Unidos , ir al colegio ahí, vivir con aquella familia y ser aguien y no tener que volver a preocuparme nunca más más de ser identificado” 

9. Submarine (2010)

Con una fotografía tan impecable a veces resulta difícil centrarse en los demás aspectos de la película, pero si se logra se descubrirá que es una historia sobre crecer y enamorarse, sin los típicos adolescentes hermosos en los que él es un héroe y ella un ser encantador que encandila al espectador. Ambientada en Swansea a finales de los 80 y dirigida y escrita por Richard Ayoade (Moss en The IT Crowd), aunque no cuenta nada que no haya sido contado en el cine 100 veces antes, lo hace con una visión que transforma la cinta en algo único. Me encantaría que Ayoade hubiese seguido haciendo películas como ésta.
“Queridos americanos: la película que estáis a punto de ver es un biopic sobre mi vida. Los eventos tuvieron lugar, hace no mucho, en la magnífica tierra de Gales. Gales está junto a Inglaterra, un país que fingís tratar como a un igual. Mi tierra ha dado a Catherine-Zeta Jones, a Tom Jones y a otros personajes. Todavía no habéis invadido mi país y os doy las gracias por ello. Submarina es una película importante. Vedla con respeto. Con afecto, vuestro protagonista, Oliver Tate”

10. What’s eating Gilbert Grape (1993)

“Conmovedora” es definitivamente el mejor adjetivo que podríamos usar para describir este filme, en el que Johnny Depp (todavía adolescente) interpreta a Gilbert Grape, un joven que se siente atrapado en el pequeño pueblo en que vive, donde jamás sucede nada interesante. Tras la muerte de su padre, Gilbert tiene que hacerse cargo de la familia, que incluye a una madre mórbidamente obesa a penas capaz de moverse y a un hermano disminuido psíquico, ambos dependientes por completo de Gilbert y sus dos hermanas. Pero un día una chica (Juliette Lewis) se cruza en su camino, y las cosas comienzan a cambiar. Cualquiera con un mínimo de sensibilidad apreciará los esfuerzos de esta película en mostrar las dificultades que afrontan las familias con algún miembro discapacitado, pero lo más llamativo de todo es la interpretación que Leonardo DiCaprio hace de Arnie, un niño de 18 años con parálisis cerebral, demostrando que ya de aquéllas era todo un actorazo.
“- Me encanta el cielo. No tiene límites.
– Es grande. Es muy grande.
– Grande no le hace justicia, verdad? la propia palabra grande es tan pequeña.”  

11. Waking Life (2001)

Waking Life está compuesta exclusivamente por una serie de conversaciones que involucran al personaje principal, en las que a veces participa y otras es un mero espectador. Los tópicos de discusión son cuestiones de trascendencia como metafísica, el libre albedrío, la filosofía social o los propósitos vitales.
El título hace referencia a una cita de Jorge Santayana: “la cordura es una locura que se usa para bien; la vida despierta es un sueño controlado”. Toda la película gira alrededor del estado del sueño lúcido, enfatizado mediante la técnica del rotoscopiado (rotoscoping) con que fue realizada.
“El truco está en co
mbinar tus habilidades racionales despierto con las infinitas posibilidades de tus sueños. Porque, si puedes hacer eso, puedes lograr cualquier cosa”. 

12. In Bruges  (2008)

Dos asesinos a sueldo (Colin Farrell y Brendan Gleeson), son enviados por su jefe (Ralph Fiennes) a Brujas durante un par de semanas. Contar más es crear spoilers innnecesarios, así que me limitaré a decir que es una comedia oscura, muy oscura, llena de giros imprevistos y que si os gusta, el mismo director tiene “Siete Psicópatas” que va por el mismo camino (aunque en mi opinión no consigue alcanzarla).
“Tal vez así es como es el infierno, como pasarse el resto de la eternidad en la puta Brujas” 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nombre *